Uso del georradar para la caracterización del revestimiento de túneles

Los estudios más habituales en túneles estan relacionadas con su revestimiento. El revestimiento está relacionado con la técnica de construcción, puediendo ser de dos tipologías:

  • Túneles con dovelas.
  • Revestimiento de hormigón proyectado y gunita.

Túneles con dovelas

Los tuneles de sección completa excavados mediante tuneladora, tienen la particularidad que su recubrimiento esta construidos en piezas prefabricadas de hormigón armado, que encajan unas con las otras, completando anillos de forma sucesiva de inicio a fin del túnel.

Inspección visual de fisuras.

En zonas donde el terreno produce fuertes tensiones, pueden aparecer fisuras, que deben ser controladas y monitorizadas al detalle.

Fisuras en dovelas.

Por otro lado, el uso del georradar, trabajado en las zonas de las juntas de las dovelas, puede ser útil para observar el trasdós de la dovela y determinar el posible origen de la patología.

Estudio de las juntas entre dovelas.

Revestimientos de hormigón proyectado y gunita

El revestimiento de túneles mediante gunita, es decir, hormigón con aceros o fibras, permite generar una capa de sostenimiento pegada a la roca. Junto a ella, otra capa más superficial de hormigón encofrado, tiene la función de homogeneizar y proteger la capa gunitada.

El georradar es una herramienta muy indicada para determinar espesores de las capas de revestimiento de hormigón e identificar zonas con oquedades o anomalías tras ellas.

Inspección con georradar en hastiales.

Además, mediante elevador y pértiga, es posible realizar un modelo tridimensional de todo el revestimiento obteniendo perfiles en clave, hombros y hastiales.

Inspección en hombros y clave.

Finalmente, los puntos singulares donde se obtienen datos de sondeos, sirven para calibrar y comprobar la exactitud del modelo tridimensional registrado y generado con georradar:

Inspección con georradar junto a un punto de sondeo.